Site Overlay

Declaración de Artista

“Tenemos que recordar que lo que observamos no es la naturaleza misma, sino la naturaleza expuesta a nuestro método de cuestionamiento”. Werner Heisenberg

Durante siglos, los humanos han utilizado la representación para formular ideas sobre la realidad y cuestionar la naturaleza.

El marco conceptual de cada época histórica, da lugar a un sistema de representaciones espaciales coherentes con los diferentes modelos de creencias de cada época.

Los griegos representaban armonía y proporción. La edad media representaba la divinidad.

El Renacimiento representaba la razón humana.

El barroco representaba el movimiento y el concepto del infinito.

El período romántico representaba la ley natural.

La modernidad representaba el mundo objetivo de la ciencia.

La arquitectura como profesión nació en el Renacimiento gracias a la invención del dibujo en perspectiva y las proyecciones ortográficas (planos, secciones y elevaciones); se hizo posible transmitir ideas (diseños) para que otros las construyeran.

Los sistemas arquitectónicos de representación más allá de la instrucción técnica son una forma codificada de ver.

Al ubicar mi práctica dentro de los sistemas racionales del dibujo arquitectónico, utilizo la perspectiva tradicional, la anamorfosis (distorsión) y la proyección axonométrica (3D sin el uso de la perspectiva), para exponer la lógica y la ambigüedad del dibujo.

Trabajando con los materiales y herramientas del arquitecto (escuadras, paralela, compás, lápiz, tinta y Mylar), creo dibujos híbridos y maquetas escultóricas.

En mi práctica de arte, diferentes sistemas de representación arquitectónica chocan, se mezclan o se desmantelan para revelar la forma en que observamos y cuestionamos cómo la realidad es coherente, o no, con el modelo de pensamiento actual.